Blog

Cuando seas grande, tu vas a ser millonario

Publicado por:

Mi nombre, Hilario.

El hijo menor, hasta que a los 15 años, nació el último de la familia. Nací, crecí y me transmitieron la mayoría de ideas, traumas, miedos, y problemas económicos, en una familia de muy bajos recursos. A los dos meses de nacido, mis padres se cambiaron a vivir a una casa prestada. Sin pagar un solo peso de renta. Mi padre, huérfano de papá al igual que mi madre. Ambos sin estudios académicos. Llenos de sueños, de ideas, y de logros en su mente.

En la realidad, vacíos completamente de dinero. Siempre los escuché decir que el dinero no había, no alcanzaba, o era insuficiente para lograr algo. Hacían lo posible por conseguir más y más dinero, sin embargo, nunca rindió más que para comer, pagar los gastos que se generan en el diario vivir y uno que otro viaje esporádico a algún sitio turístico religioso.

Desde que tengo conciencia, recuerdo que el dinero para mi, era algo que estaba muy lejos de mis manos. Así que fui creciendo al principio, robando una que otra moneda olvidada en algún mueble de la casa. Pero ese dinero inmediatamente iba a dar a las manos del dueño de la tienda, y yo solo disfrutaba de él grandioso sabor de un chicle, un dulce, un chocolate, pero siempre lo más barato, pues las monedas nunca fueron de gran valor.

Más tarde, en la escuela, me iba con una moneda más grande, pero que aún así, no alcanzaba para comprar las grandes cosas de la tiendita de la escuela. Igualmente, ese dinero, desaparecía en segundos de mis manos. Así, crecí, con esa tremenda carencia, y escuchando a mis padres todo el tiempo quejándose de no tener, pero haciendo planes de “algún día tendremos…”

Poco a poco, mi lucha por el dinero, fue menguando, hasta que llegue a la resignación total. Tuve que aprender a vivir así, sin un solo peso en la bolsa. Nunca tuve amigos con los que saliera, porque me pedían cooperación para cualquier necesidad y nunca tuve. Así que terminaba alejándome de ellos, con tal de no ser lastimado por sus comentarios.

Ingresé a clubes de diferentes tipos, pero en todos siempre encontré el rechazo por no tener dinero. Sin embargo, yo logré aprender a vivir sin dinero. Aprendí a aguantar antojos de cualquier tipo. Aprendí a ir a las ferias y caminar, mirar y engañarme con que no necesitaba nada de lo que había ahí, con tal de no sentir ese dolor de la falta de dinero.

En casa, nunca escuché la palabra “abundancia de dinero”. Nunca escuché que se podía trabajar de otra forma para ganar dinero. Nunca escuché que al emigrar y trabajar en algún país lejano, habría ganancias grandes con las cuales se podrían concretar los sueños y los deseos. Nunca escuché ideas de emprendedores, de gente exitosa, o de algún tipo de motivación. A causa de esa tremenda carencia de dinero, no me atrevía a tener novia, ya que siempre que pensaba en novia, se me cruzaba la idea de que para tener novia, había que tener dinero. Y yo no tenía dinero.

Así que tanto me metí la idea de que sin dinero se podía vivir, que así he vivido por cuarenta y un años. Cuando finalmente empecé a trabajar, quise ahorrar, pero me di cuenta de que el dinero tampoco me rendía, ya que no importaba cuanto tiempo lo guardara, terminaba gastando todo de golpe y quedándome sin nada. Adopté la idea de que “si nunca lo he tenido, entonces no me duele gastarlo o perderlo”.

Eso me ha llevado a prestar y perder todo, tratar de ahorrar y terminar perdiendo todo en manos de personas estafadoras, o gastando en cosas que terminan sin servir, y siendo desechadas. He vivido sufriendo por esta situación hasta el año pasado que recordé que un hombre me vio la mano y me dijo “tienes la M de millonario, y cuando seas grande, tu vas a ser millonario”.

Entonces empecé a buscar la forma de llegar a ser millonario. Empecé a seguir páginas y grupos de Facebook que hablaban de grandes negocios, grandes ideas y venta de cursos de coach para llegar a ser un gran empresario. Luego salte al ho oponopono y entré a grupos de WhatsApp, en los cuales he aprendido que hay que limpiar el pasado y borrar todas esas memorias erróneas que me implantaron, principalmente acerca del dinero.

Encontré videos que hablan sobre la reconciliación con el dinero, oraciones, ejercicios y un sinfín de cosas para hacer. Empecé a hacer todo lo que pude, y he seguido buscando el conocimiento para llegar a reconciliarme al cien por ciento con el dinero y dejar de hacerlo a un lado.

Gracias a todo eso que he ido haciendo, ahora tengo más dinero que hace unos meses. Pero eso es en teoría, porque una vez que lo tuve, me dediqué a hacer préstamos a personas “necesitadas” que en realidad viven así, llenos de deudas. Descubrí que no se puede ayudar así a la gente, porque ya se acostumbraron a creer que pueden vivir de préstamos, y viven igual que mi familia, llenos de planes, de sueños, de ideas, pero simplemente no pueden salir de ese agujero de carencias como en el que yo viví.

Pero ya hay avances, con todo eso que he hecho, me sigue mejorando la situación, al grado de que ya hay una persona que radica en el extranjero, la cual me ofrece todo el apoyo económico que yo quiera y hasta me ha enviado dinero, solo por el gusto de ayudar.  

Un día encontré una publicación de Appfirmaciones, y me uní, y empecé a recibir afirmaciones positivas y luego el ejercicio de reto de la abundancia de dinero. Y aunque hasta apenas hace tres días comencé a realizarlo, mi trabajo inmediatamente empezó a mejorar. Y lógicamente empiezo a recibir dinero más rápidamente.

Mis principales obstáculos o creencias para sanar, son:

1)Tener la idea de que puedo vivir sin dinero.
2)Estar acostumbrado a vivir con cosas baratas, usadas, regaladas, encontradas en la basura, o conseguidas en bazares de segunda mano.

Y la peor. Tener tan bajo el autoestima, que casi todo el tiempo creo que no merezco lo que me dan cuando es algo bueno, nuevo o mejor que lo que tengo.

Aveces me dicen que soy soberbio cuando hablan de dinero,  pero yo me defiendo diciendo que no lo necesito, no lo busco o no lo requiero. Aunque en realidad, siempre he soñado con una casa elegante, muebles finos, viajes por el mundo, y una gran suma de dinero en todos los bancos.

Espero pronto lograr acabar con este problema, sanando mis creencias de carencias, necesidad, miedo al dinero, tanto de mi pasado como de mi presente y realmente empezar a subir hasta lograr lo que siempre, realmente lo que siempre he querido.

Gracias por leerme. Tienen toda mi autorización para publicar mi historia personal.

Millones de gracias Appfirmaciones por su gran labor.

Encuentra  Afirmaciones Positivas Poderosas en el canal de Appfirmaciones TV en Youtube, escuchalas todos los días hasta que sean parte de tus pensamientos.

Pd. Y si lo colocas en práctica y no tienes resultados, pregúntate cuál es el conflicto emocional oculto que está en tu inconsciente y te está bloqueando o saboteando en tu proyecto de vida en las áreas emocional y financiera.
Recuerda puedes agendar tu Consulta Online ¡Ahora!

Imágenes tomadas de >>Pixabay y Freepik

0
  Articulos relacionados

Añadir un comentario